MENÚMENÚ

acné adolescente

Entender mejor el acné para tratarlo mejor

 

¿Qué es una "piel manchada"?

Es el término utilizado en cosmetología para designar a un pieles con tendencia al acné.

Se manifiesta por una piel grasa (seborreica), la aparición de puntos negros (comedones) y "granos" (lesiones inflamatorias: pápulo-pústulas). El acné es una enfermedad crónica del adolescenteLa enfermedad evoluciona en brotes.

Es ciertamente una enfermedad común, ya que 80% de los adolescentes sufren de acné en el momento de la pubertad, pero no por ello debemos dejarnos llevar por la fatalidad. Es importante estar atento porque el acné no tratado no sólo durará más tiempo, sino que también puede dejar cicatrices permanentes.

 

¿Qué es el acné juvenil?

El acné es una enfermedad de las glándulas sebáceasLa glándula sebácea es una pequeña glándula de la dermis responsable de la producción de sebo. El sebo se desprende de los poros de la piel (una cavidad de la piel que contiene un folículo piloso y una glándula sebácea), lo que le confiere su carácter graso. Este mecanismo de secreción de sebo se denomina seborrea. Las glándulas sebáceas son muy numerosas en la cara, la espalda y el pecho.

El acné juvenil implica :

  • Lesiones retentivas:
    • Comedones cerrados (microquistes), que son pequeños tapones córneos mezclados con sebo que obstruyen los poros de la piel.
    • Comedones abiertos (puntos negros)

La formación de comedones es consecuencia de la hiperqueratinización del folículo pilosebáceo. Se produce un aumento de la proliferación de los queratinocitos (células epidérmicas) que conduce a la retención de sebo por obstrucción del folículo.

  • Lesiones inflamatorias:
    • Pápulas (" manchas rojas "inflamatorias")
    • Pústulas ("granos" inflamatorios blancos)

El acné aparece en la cara, pero también en el pecho y la espalda, sobre todo en los chicos. Generalmente aparece en la pubertad, antes en las niñas, y evoluciona en brotes. A menudo desaparece (pero no siempre) después de los 20 años. Algunas formas de acné son especialmente graves y pueden incluir nódulos (granos profundos en la piel) y quistes.

 

¿Cómo se forma el acné?

El mecanismo de formación del acné es bien conocido hoy en día. Es el objetivo de los tratamientos utilizados tanto en cosmetología como en farmacoterapia.

  • Aumento de la actividad de las glándulas sebáceas que aumentan de volumen y segregan un sebo más abundante y de mala calidad. La piel se vuelve entonces grasa y brillante, especialmente en la zona T (alas de la nariz, barbilla, frente). La piel es a veces más seca en el resto de la cara. pieles mixtas. Las hormonas de la pubertad son las responsables de esta importante seborrea. Es en este momento cuando la actividad de la glándula sebácea se vuelve más importante, estimulada por el aumento de las hormonas en el cuerpo.

  • Formación de puntos negros (puntos negros): Los poros de la piel se obstruyen con queratina (sustancia que protege nuestra piel en la superficie de la epidermis), que se acumula a este nivel y se mezcla con el sebo. Puedes ver este tapón córneo presionando un punto negro (lo que no debes hacer, por supuesto).

  • Inflamación de las glándulas sebáceas ellos mismos. Esta inflamación está causada por un pequeño microbio (llamado P.acnes) que vive naturalmente en las glándulas sebáceas y que aprovecha el aumento de su actividad para multiplicarse. El P.acnes es el protagonista de la formación del acné. Además de su capacidad para promover la hiperqueratinización y modificar el sebo, es el desencadenante de la inflamación.

 

¿Cuáles son los factores que provocan el acné?

Las hormonas durante la pubertad son responsables de la aparición del acné, pero hay otros factores que contribuyen a ello:

Alimentación Los alimentos con un alto índice glucémico (dulces, chocolates, pasteles, etc.), pero también los productos lácteos, aumentan rápidamente el nivel de azúcar en sangre. Este aumento de los niveles de insulina inducirá una secreción de andrógenos y, por tanto, estimulará la glándula sebácea, que producirá más sebo. Por último, los ácidos grasos saturados también son perjudiciales y agravan el acné al modificar la composición del sebo.

 

Anticoncepción Las hormonas andrógenas (hormonas masculinas) desempeñan un papel importante en la producción y secreción de sebo. Así, dependiendo de su dosis androgénica, algunos anticonceptivos mejorarán el acné y otros lo empeorarán. Sólo tu médico puede aconsejarte un anticonceptivo adecuado. anticoncepción. Si su acné empeora, su médico puede cambiarlo por otro de última generación, siempre que no tenga contraindicaciones.

 

Maquillaje Cuando se tiene acné, el maquillaje es un aliado y permite disimular las imperfecciones, siempre que se respeten algunas reglas. Las bases de maquillaje y los polvos utilizados deben ser libres de aceites y estar certificados como no comedogénicos, lo que significa que no deben favorecer la formación de comedones (puntos negros y microquistes blancos). Utiliza en su lugar una base de maquillaje fluida, ya que las bases compactas se aplican con esponjas, que son un auténtico "nido de bacterias". No te pases con los polvos, porque aunque sean adecuados, siempre existe el riesgo de obstruir los poros.

 

Sol : El luz solar secan nuestra piel y tienen una acción antiinflamatoria; en verano, las manchas rojas y las pústulas tienden a desaparecer y el bronceado unifica nuestra tez. Sin embargo, la piel, atacada por el sol, se engrosará. Esta hiperqueratinización obstruye los poros y favorece la aparición de puntos negros y microquistes. Además, el sol corre el riesgo de pigmentar las marcas moradas y las cicatrices del acné, dando manchas a veces indeleble.

 

Estrés La implicación del estrés en el desarrollo del acné parece estar relacionada con la presencia de neurorreceptores en la glándula sebácea. Así, bajo el efecto del estrés, estas terminaciones nerviosas liberan neuropéptidos como la sustancia P que aumentan la producción de sebo.

 

Tabaco Algunos estudios demuestran que el tabaco favorece las lesiones retencionales, es decir, los poros dilatados, los puntos negros y los microquistes. El tabaco, y en particular la nicotina que contiene, aumenta la proliferación de los queratinocitos (células de la piel). Los conductos excretores de las glándulas sebáceas se "queratinizan" y se engrosan, dificultando el flujo de sebo y obstruyendo los poros. Se forman comedones abiertos (puntos negros) y comedones cerrados (microquistes). Además, el tabaquismo ralentiza el proceso de curación y, por tanto, agrava las marcas y cicatrices del acné.

 

¿Cómo tratar el acné de los adolescentes?

En primer lugar, es esencial adoptar una higiene estricta Por la mañana y por la noche, el desmaquillado es esencial. La piel debe estar limpia y libre de todas las impurezas (células muertas, polvo, restos de contaminación y restos de maquillaje).

La piel propensa al acné es frágil y a veces se irrita con los tratamientos, por lo que la limpieza debe hacerse con suavidad. Se puede hacer con un producto de limpieza sin jabón llamado sindicato (para el detergente sintético) que luego se aclarará con agua clara, o con un agua o leche micelar en una almohadilla de algodón suave. Antes de empezar, asegúrate de que tus manos y tus uñas están limpias.

Nunca te revientes los granos, pues de lo contrario empeorarás el acné y te arriesgarás a dejar feas marcas.

Hay tratamientos locales u oralesEstos productos están disponibles en las farmacias y actúan sobre los puntos negros, la inflamación y la hiperseborrea. Es aconsejable consultar a su dermatólogo para elegir los cuidados y tratamientos más adecuados.

 



es_ESEspañol